viernes, 10 de octubre de 2014

MÚSICA, MATEMÁTICAS, FRACTALES, GEOMETRÍA SONORA Y EL SECRETO DE ANTONIO STRADIVARIUS

"Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio" Pitágoras

Ya en pleno siglo XXI presenciamos la realización de aquel antiguo sueño pitagórico: unir ciencia y música para dar origen a su perfecta síntesis conceptual. Ernst Chladni, con sus estudios sobre acústica, desarrolló una técnica para poder visualizar el modo de propagación de las ondas sonoras a través de los cuerpos sólidos (la popular cimática). Mediante la disposición de arena sobre un cuerpo físico (un plato de vidrio en su origen) y al frotar un arco de violín —para que éste produjera una nota musical— podía visualizar de qué manera se propagaba el sonido, cómo variaba la forma visual que generaba dependiendo del tono y así mismo, obtener un sistema para comprobar los puntos muertos de entornos acústicos y mejorarlos —que los luthiers emplearían a partir de entonces en el momento de fabricar sus instrumentos musicales—. Con este sistema se comprobó al 100% que la forma de propagación sonora seguía unos patrones geométricos y que por lo tanto, como ya avanzaba Pitágoras miles de años antes, demostraba que la música era uno más de todos esos componentes matemáticos que forman el universo; algo muy ligado al todo que nos forma también.


Figuras sonoras de Chladni


MOZART Y BACH COMPONÍAN MÚSICA BASADA EN FRACTALES GEOMÉTRICAS
Es bien conocido que la naturaleza está basada en una matemática donde participan gran número de elementos; tantos que finalmente ocultan el verdadero origen geométrico de la misma. Los fractales, tan presentes en la misma, son repeticiones matemáticas basadas en unos parámetros comunes y que podemos ver presentes en los vegetales, las nubes, los minerales, la innovadora tecnología de creación visual en 3D también o inclusive en el estilo de artistas como el controvertido pintor Jackson Pollock
Formación fractal natural de: Antonio Miguel de Campos
Gracias a un instrumento electrónico denominado "la caja fractal de música" y los estudios pertinentes realizados por el profesor de geología en el Instituto Federal de Tecnología en Zurich, Kenneth J. Hsu y su hijo Andrew, se llegó a la conclusión de que las obras musicales de Mozart o Bach (entre muchos otros compositores) pueden ser reducidas a una forma matemática fundamental mediante el empleo de fractales, y así también crear diferentes piezas musicales basadas en tales parámetros con resultados de igual belleza. 

Ha de quedar totalmente claro para el lector que entre ciencia y arte no hay una verdadera separación, y tanto la una como la otra son las dos mitades de una misma unidad; el creador musical no puede conformarse con ser calificado como artista, ya que su trabajo se basa en la geometría, en la matemática y en la misma ciencia que compone la naturaleza. Su entendimiento será muy necesario y lo conducirá al siguiente nivel.


EL SECRETO DE ANTONIO STRADIVARI
Felix Savart (1791-1841), popularmente conocido como el fundador o descubridor del electromagnetismo, también dedicó una importante parte de su carrera al estudio de la acústica. Savart, al experimentar el método de visualización acústica de Ernst Chladni —basado en la disposición de arena sobre la tapa de un instrumento musical— con violines de Stradivari, pudo observar una vibración muy característica y con forma de anillo. J.B. Villaume, encargado de retocar violines originarios de Stradivari y luthier muy valorado en la época, aprovechó el descubrimiento para falsificar el preciado instrumento musical.

(Víctor Mayor Leiva)

No hay comentarios:

Publicar un comentario