viernes, 10 de octubre de 2014

MÚSICA, MATEMÁTICAS, FRACTALES, GEOMETRÍA SONORA Y EL SECRETO DE ANTONIO STRADIVARIUS

"Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio" Pitágoras

Ya en pleno siglo XXI presenciamos la realización de aquel antiguo sueño pitagórico: unir ciencia y música para dar origen a su perfecta síntesis conceptual. Ernst Chladni, con sus estudios sobre acústica, desarrolló una técnica para poder visualizar el modo de propagación de las ondas sonoras a través de los cuerpos sólidos (la popular cimática). Mediante la disposición de arena sobre un cuerpo físico (un plato de vidrio en su origen) y al frotar un arco de violín —para que éste produjera una nota musical— podía visualizar de qué manera se propagaba el sonido, cómo variaba la forma visual que generaba dependiendo del tono y así mismo, obtener un sistema para comprobar los puntos muertos de entornos acústicos y mejorarlos —que los luthiers emplearían a partir de entonces en el momento de fabricar sus instrumentos musicales—. Con este sistema se comprobó al 100% que la forma de propagación sonora seguía unos patrones geométricos y que por lo tanto, como ya avanzaba Pitágoras miles de años antes, demostraba que la música era uno más de todos esos componentes matemáticos que forman el universo; algo muy ligado al todo que nos forma también.


Figuras sonoras de Chladni


MOZART Y BACH COMPONÍAN MÚSICA BASADA EN FRACTALES GEOMÉTRICAS
Es bien conocido que la naturaleza está basada en una matemática donde participan gran número de elementos; tantos que finalmente ocultan el verdadero origen geométrico de la misma. Los fractales, tan presentes en la misma, son repeticiones matemáticas basadas en unos parámetros comunes y que podemos ver presentes en los vegetales, las nubes, los minerales, la innovadora tecnología de creación visual en 3D también o inclusive en el estilo de artistas como el controvertido pintor Jackson Pollock
Formación fractal natural de: Antonio Miguel de Campos
Gracias a un instrumento electrónico denominado "la caja fractal de música" y los estudios pertinentes realizados por el profesor de geología en el Instituto Federal de Tecnología en Zurich, Kenneth J. Hsu y su hijo Andrew, se llegó a la conclusión de que las obras musicales de Mozart o Bach (entre muchos otros compositores) pueden ser reducidas a una forma matemática fundamental mediante el empleo de fractales, y así también crear diferentes piezas musicales basadas en tales parámetros con resultados de igual belleza. 

Ha de quedar totalmente claro para el lector que entre ciencia y arte no hay una verdadera separación, y tanto la una como la otra son las dos mitades de una misma unidad; el creador musical no puede conformarse con ser calificado como artista, ya que su trabajo se basa en la geometría, en la matemática y en la misma ciencia que compone la naturaleza. Su entendimiento será muy necesario y lo conducirá al siguiente nivel.


EL SECRETO DE ANTONIO STRADIVARI
Felix Savart (1791-1841), popularmente conocido como el fundador o descubridor del electromagnetismo, también dedicó una importante parte de su carrera al estudio de la acústica. Savart, al experimentar el método de visualización acústica de Ernst Chladni —basado en la disposición de arena sobre la tapa de un instrumento musical— con violines de Stradivari, pudo observar una vibración muy característica y con forma de anillo. J.B. Villaume, encargado de retocar violines originarios de Stradivari y luthier muy valorado en la época, aprovechó el descubrimiento para falsificar el preciado instrumento musical.

(Víctor Mayor Leiva)

martes, 7 de octubre de 2014

¿EXISTE LA MÚSICA DE LAS ESFERAS?

"El mundo es una espiral infinita, compuesta por un número infinito de espirales,
que a su vez forman un infinito número de ellas."

Durante el transcurso de la historia han sido diversos los astrónomos, físicos, músicos y grandes pensadores que han buscado con mayor o menor afán el llegar a desvelar aquel viejo mito pitagórico que nos hablaba sobre la existencia de una música celestial perfecta, una música basada en las leyes que gobiernan el cosmos, pero no perceptible por nuestros pobres sentidos; la popularmente conocida con el nombre de “música de las esferas”.

A día de hoy, la ciencia ha dejado muy claro que aquellas viejas teorías estaban equivocadas —al menos en gran parte de su planteamiento—, basándose en el hecho de que no hay en el espacio ningún medio por el que puedan viajar las ondas sonoras (el espacio es vacío), pero todo cambia al hablar de ondas electromagnéticas, y muy importante, al hablar sobre energía, materia y como no, sobre aquel viejo misterio que ya en la antigüedad fue considerado como la verdadera huella de Dios, sí, hablo de la proporción áurea (1,618033…). Dicho número de decimales infinitos está presente en la naturaleza, en cómo se propaga la energía, la formación de las galaxias y así mismo, en lo que percibimos a través de nuestros sentidos como correcto o bello. En esencia y simplificando en grosso modo, al hablar sobre el número de oro afirmamos algo así como que el mundo es una espiral infinita, compuesta por un número infinito de espirales, y que a su vez forman un infinito número de ellas —también conocido todo ello como universo "fractal"—. Las ondas sonoras quedan regidas por la misma matemática que forma el todo del que hablamos y sin duda, la llave para acceder a la creación de algo muy similar a la música de las esferas antaño concebida por Pitágoras, queda hallada en la correcta aplicación del número dorado y en el hecho de pensar en música de un modo más abierto: en pensar que la música puede ser interpretada como la correcta proporción natural de todas las cosas, y así mismo, en poder "verla" y entender empleando términos de energía y vibración. Quizás, siempre hayas creído que la música de las esferas no existe, pero lo que no sabes es que llevas escuchándola desde el mismo momento en que naciste, y que tú formas parte de ella. ¿Quién sabe si el sentir humano no es otra cosa que su máxima expresión?

Emotiva interpretación de la Música de las Esferas 
a cargo de Mike Oldfield



PITÁGORAS Y EL SECRETO 
DE LA MÚSICA UNIVERSAL

"Cualquier intervalo puede ser expresado como una combinación de un número mayor o menor de quintas justas” Pitágoras


Emblema de la sociedad pitagórica
Quizás los límites del ser humano sean mucho más grandes de lo que jamás podamos tan siquiera llegar a imaginar. Es muy probable que en las palabras anteriores, originarias del más grande de los matemáticos conocidos de la antigüedad, podamos hallar el verdadero secreto de la música universal: aquella que respeta la matemática que nos creó o la propia también de las partículas más elementales del universo. Una matemática que nosotros como minúsculos seres humanos nunca podremos llegar a imitar correctamente.

También es posible que la medida tonal real no sea la dada por los tonos o semitonos, y que la correcta medida entre un tono y otro —a nivel universal— sea la quinta justa. No hay medida en la música más armónica que la quinta y mediante su correcta sucesión podemos llegar a la idealización de una música que sí respete el número dorado—. Quizás de este modo podamos acceder a la verdadera música universal, pero claro, nuestro minúsculo tamaño en relación con el Universo del que venimos siempre nos impedirá el poder ejecutarla de forma 100% correcta.

(Víctor Mayor Leiva)

Disney conocía muy bien la íntima relación existente entre 
la música, el arte, la naturaleza y las matemáticas


jueves, 12 de junio de 2014

¿EXISTEN LAS TERAPIAS BASADAS EN SONIDO? (Hermann von Helmholtz)

Hermann von Helmholtz (1821-1894) es considerado el verdadero precursor de la acústica moderna —o el campo de la ciencia dedicado a la investigacíon de la propagación de las ondas sonoras y comportamiento en diferentes entornos físicos—. Nuestro hombre fue el descubridor y encargado de describir y explicar cómo funciona el aparato sensorial —en todos los campos posibles o diferentes sentidos de la percepción humana— y llegó a establecer las longitudes de onda con la que nuestros órganos se comunican con el cerebro y funcionan de modo correcto. Fue el creador de la óptica fisiológica. El sistema nervioso funciona por impulsos eléctricos, del mismo modo que lo hace cualquier instrumento electromagnético o así mismo, cualquier instrumento musical, con la diferencia de que su naturaleza en el sonido ya no es magnética, y que las ondas acústicas necesitan de un soporte físico para propagarse (el aire). 

Helmholtz demostró que los armónicos de unas tonalidades musicales concretas podían incidir sobre nuestros cerebros, conduciéndonos a la enfermedad o la calma dependiendo de su tonalidad; pero también llegó a la conclusión de que esas frecuencias eran variables y algo diferentes dependiendo del individuo. Cada órgano del cuerpo humano posee una frecuencia de resonancia concreta; frecuencias que al parecer no guardan relación ni armonía alguna con la popular afinación a 432 Hz, tan de moda en la actualidad (al menos bajo la humildad de mis conocimientos científico-musicales actuales). A nivel personal, he experimentado con esa afinación y percibí una subida en el grosor del sonido (con el software Logic X); pero he llegado a la conclusión —tras varios experimentos— de que no tiene relación alguna con nuestra naturaleza, o el encontrarse en dicha afinación ningún "tipo de perfección" o armonía total con la naturaleza o el Universo. Cada ser humano es distinto al resto y todos tenemos nuestra propia frecuencia. 


FRECUENCIAS SONORAS 
INCIDENCIA SOBRE EL ORGANISMO
Helmholtz estableció las siguentes frecuencias de resonancia para cada uno de nuestros diferentes órganos del cuerpo, las cuales inciden de forma notable sobre ellos y son las siguientes: cerebro 20-30 Hz, globo ocular 20-90 Hz, torax 50-100 Hz, masa abdominal 4-8 Hz, hombros: 4-5 Hz, codos 16-30 Hz, brazos 5-10 Hz, manos 30-50 Hz, columna vertebral 10-12 Hz, piernas 2 Hz a 20 Hz. 

Como podéis ver, las frecuencias sonoras pueden hacer resonar el cuerpo y llevarlo a la enfermedad con determinadas aplicaciones de las mismas; o servir de terapia al organismo (siendo lo primero desgraciadamente bastante más fácil de llevar a cabo), siempre y cuando todo vaya acompañado de unos conocimientos científicos bastante altos. 

Por último, decir que si una música determinada genera bienestar o un sentimiento de paz interior, seguramente será porque su contenido y naturaleza van conforme a lo que tu cuerpo o estado anímico necesita. Tu organismo es sabio, hazle caso y apoya a conciencia propia la verdadera ciencia (valga la redundancia), aquella que basa sus descubrimientos en verdades demostrables. No obstante, nunca dejes de experimentar, quizás mañana seas tú quien descubra el mejor de todos los empleos de la música o el mejor sistema de composición musical. La investigación forma parte de la condición humana, y por ahora sólo hemos rascado la superficie del tema. Quien diga lo contrario simplemente miente.

(Víctor Mayor Leiva)

EL PODER DEL SONIDO, EL LADO OSCURO

El poder del sonido y sus posibles aplicaciones negativas

Llevamos ya mucho tiempo hablando sobre el sonido y su capacidad para resonar en el organismo, mediante diversas terapias tristemente poco fiables hasta el momento, centrándose en algunas frecuencias concretas, dependiendo del tamaño y la composición de cada uno de nuestros órganos (mucho cuidado con los falsos gurús) ahora bien, esta realidad científica puede ser aplicada no sólo con fines científicos o terapéuticos; su empleo —y de forma mucho más simple— puede también ser útil para la obtención de efectivas y destructivas armas, no violentas, pero capaces de anular a personas o inclusive llegar a provocar algún tumor —endurecimientos repentinos en la piel al ser empleadas de forma exagerada— en las personas hacia las que se proyecta el sonido. ¿Nunca habéis oído hablar del extraño hecho de que a algunos músicos se les escama la piel o sufren irritaciones cutáneas al permanecer largos períodos de tiempo empleando sus instrumentos musicales? —Yo mismo las he padecido—. Recordemos aquel famoso ejemplo de un sonido ajustado a una frecuencia exacta, resonando en una frágil copa de cristal y el cómo esa copa comienza a vibrar, desajustando en consecuencia su composición física, para así finalmente acabar rompiéndose en pedazos. 

Copa hecha pedazos por resonancia acústica 

Actualmente, las fuerzas del orden emplean ya y de forma repetida el poder del sonido, mediante el popular cañón sónico —arma que proyecta una ráfaga sonora en alta frecuencia y volumen hacia un lugar determinado—, con la finalidad de dispersar manifestaciones o crear molestias auditivas a las fuerzas contrarias al orden establecido. Al parecer, mediante unos altos niveles en decibelios, pueden causar pequeños daños físicos e inclusive daños auditivos permanentes.


Las siete trompetas de Jericó, obra del pintor James Tissot
Por el momento, el empleo del sonido como arma letal sigue siendo una teoría imposible de llevar a cabo —algo que a nivel personal agradezco en gran medida—, pero no dudo sobre la capacidad de la ciencia y su capacidad para  desarrollar esta tecnología de forma 100% efectiva en un futuro. A continuación vamos a explicar cómo puede llegar a afectar el sonido tu salud corporal y mental.


SONIDOS A BAJA FRECUENCIA,
SU EFECTO:
Según diversos estudios científicos, los sonidos por debajo de los 50 Hz en potencias superiores a los 150 dB pueden producir sudoración y salivación involuntaria. A frecuencias de 0'5 Hz pueden ocasionar la incapacidad para respirar correctamente y con diversas otras comprendidas en el rango de las bajas mareos, pérdida del control ocular e inclusive la pérdida total de la conciencia. Recuerda que el oído humano puede ser sometido a sonidos de baja frecuencia imperceptibles para él, y de este modo padecer sus trastornos sin ser conscientes del hecho. El oído humano ignora todo lo situado por debajo de los 20 Hz. 


SONIDOS A ALTA FRECUENCIA 
Y ULTRASONIDOS, SU EFECTO:
Su principal efecto es ocasionar una fricción que tiende a subir la temperatura corporal. Este hecho llevado al extremo puede paralizar nuestros órganos y subir la temperatura corporal en valores que rondan los 50º C. Recuerda también que todo sonido por encima de los 20.000 Hz no será percibido por tu oído, pero sí puede afectarte drásticamente.

Por todo ello, me gustaría terminar el artículo dejando claro al lector que la música tiene un enorme poder sobre nuestra salud, pero el poder conlleva siempre responsabilidad y peligro. Seamos conscientes de ello cada vez que pasemos un largo período temporal escuchando, componiendo, grabando o practicando una obra musical. La música es la matemática aplicada al sonido, el sonido es vibración y la vibración es lo que da forma a la materia.

(Víctor Mayor Leiva) 

miércoles, 11 de junio de 2014

¿PUEDEN LOS ORDENADORES COMPONER MÚSICA?

Con Iamus —primer ordenador capaz de componer música orquestal— comienza la introducción de la inteligencia artificial en el campo de la creación musical; uno de los aspectos que siempre nos ha diferenciado del resto de las especies del planeta. 
Aspecto del ordenador Iamus

El invento español (Universidad de Málaga, 2010), nos invita ahora a meditar sobre los siguientes aspectos: ¿qué es componer música? ¿es algo arraigado en la profundidad del sentir humano, o existe alguna fórmula matemática? ¿es posible que nuestros sentimientos tengan una pauta matemática perfecta? Es posible que ya haya llegado el momento de replantearnos qué es la música, y en lugar de dejarnos devorar por las computadoras, sepamos aprovechar todas las nuevas posibilidades que nos brindan, para ser así sumadas al insustituible factor humano —en caso de ser empleadas éticamente—. De lo contrario, he de decir que todo da bastante miedo.


"La ciencia no es sino una perversión de sí misma, a menos que tenga como único objetivo el mejoramiento de la humanidad." 

Nikola Tesla 


EL TEST DE TURING
Y LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL
Con la aparición de ordenadores capaces de superar el test de Turing (pensar de modo inteligente) y hacerse pasar de forma convincente por humanos en determinados chats, podemos afirmar y sin miedo alguno a ser tachados de fantasiosos o freaks, que asistimos ya al nacimiento de una futura especie. Esperemos que todo sea llevado a buen puerto y no acabemos finalmente siendo sustituidos por Bachs, Beethovens o Mozarts mecánicos. Si permitís que realice una observación personal, el tema en cuestión no crea en mi interior perturbación alguna. Si de algo estoy completamente seguro, es que la magia del ser humano es 100% insustituible; eso lo sabemos bien todos al sentir correr la sangre por nuestras venas o al disfrutar de la complejidad indescifrable de la vida. Son millones de años de magia evolutiva los que tardaron en ver nacer al medio por el que el Universo puede conocerse a sí mismo. La mente humana  con toda su capacidad creativa no será imitada tan fácilmente por máquina alguna, pero: ¿será algo positivo o negativo el nacimiento de la inteligencia artificial? Hablando en términos evolutivos generales, es bien sabido que nunca podrá ser algo de carácter negativo al 100%, pero para nuestra especie, tal y como la conocemos ahora, es posible que sí, en caso de no ser todo tratado con grandes dosis de ética moral.

(Víctor Mayor Leiva)

Músicos interpretando la obra 
Hello World (compuesta por Iamus)