sábado, 29 de septiembre de 2012

ADICTOS A LA MÚSICA


El mágico juego entre la música y su percepción

¿ES LA MÚSICA ADICTIVA? 
En el común de los mortales, el sentido de la visión prevalece sobre todos; pero mediante la música podemos llegar a un estado mental en el que se anteponga lo que oímos a lo que vemos. Su poder ha sido bien conocido desde la antigüedad —siendo empleado ya en nuestros rituales místicos— y mediante ella, se buscaba alcanzar estados alterados de conciencia o trance. La danza sufí sería un buen ejemplo al respecto. 

La música es un poderoso imán que atrae nuestros sentidos hacia el interior; y a través de ella, podemos visualizar y sentir así como llegar a unos increíbles estados de concentración. Un ejemplo muy simple es el hecho de que al escuchar una música determinada, probablemente comiences a mover tu cuerpo a su ritmo de forma espontánea, o también, a sentir ese estado anímico-mental que transmite. Todo ello queda basado en que nuestro corazón intenta adoptar el ritmo de lo que oímos de forma innata, ya que el ritmo es algo presente en todo lo que compone la naturaleza —la misma que nos hace ser como somos morfológicamente—.

La música ha acompañado a lo largo de la historia nuestros rituales místicos

MÚSICA Y DOPAMINA:
Ejercer una comparación entre música y droga puede generar gran controversia, pero al leer los siguientes datos entenderás que todo tiene gran parte de certeza. Unos prestigiosos estudios científicos sobre música dicen que una canción agradable hace liberar a nuestro organismo una gran cantidad de dopamina (sustancia que segrega nuestro cerebro al percibir estímulos placenteros). La cocaína eleva su nivel en un 22% y la música casi igualándola en un 21%. La sustancia citada es la causante en muchos casos de las adicciones, y por ello, podemos decir que la música puede generar adicción; pero claro (y muy importante), fuera de los peligros que contienen las verdaderas y nocivas drogas de toda la vida.

Para finalizar, decir que el poder de la música —para bien y mal— es muy conocido y explotado por los ingeniosos profesionales del marketing o la publicidad. Con ella, nos hacen llegar sus eslóganes de forma mucho más efectiva. También, mediante ella logran movernos a un alto ritmo; siguiendo el marcado por esa animada música que casi siempre suena mientras compramos en cualquier tienda o centro comercial (está 100% comprobado que esta técnica consigue un mayor número de ventas); así que sé selectivo, sé consciente de todos los hechos que hemos citado y aprende a escuchar la más buena y pura de todas las músicas; la verdadera buena música. ¡Créeme, tu cuerpo y mente lo notarán!

La música una droga para el cerebro (rtve.es)

5 comentarios:

  1. Un artículo realmente interesante, Víctor, creo que es muy cierto todo lo que dices: la música puede llegar a ser adictiva en muchos casos, y gracias a ella los publicistas consiguen un mayor número de ventas aplicando sus efectos sobre los clientes. Particularmente, cuando voy a un supermercado con la música muy alta o muy rápida estoy deseando irme, compro lo que necesito y hasta algo más, pago a toda leche y me largo. Con un estrés de narices sin saber bien por qué. En cambio, si voy a otro donde la música es suavecita o casi imperceptible, voy más relajada, miro más los productos, y al salir no tengo sensación de estrés. Todo está en cómo nos manipulen a través de la música. Muy curioso el tema, sí. ¡Me gusta! :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la música es un arma muy poderosa, pero tiene un doble filo. En los centros comerciales casi somos tratados como ratas de laboratorio. Nos meten, nos damos el paseo y les dejamos nuestro dinero. Si lo hacemos rápido, mayor número de ganchos y por lo tanto mayores ventas. Y la cosa puede ir mucho más lejos aún. Muchas gracias por tus comentarios amiga mía!!!! :D))))

      Eliminar
  2. Jeje, lo quise comentar hace un tiempo y no se podía. Con relación a la adicción a la música, así es, las ondas que producen un equipo de música nos hacen vibrar, por ej., y llevándonos a diversos estados mentales, dependiendo del tipo de música, que provoca que el cerebro segregue diferentes tipos de sustancias naturales en el organismo, y generando sensación de bienestar o felicidad, concentración, relajación, etc.

    Y estoy muy de acuerdo con la aplicación que hacen los super de la música, todos podemos ver como, cuando un super está repleto de clientes (como puede ser a principios de mes o en fiestas), comienzan a poner música machacona y estresante, que hace que compremos más deprisa (a lo que se unen otras técnicas de mercadotecnia como cambiar los artículos de lugar, poner a la altura de la vista los que pretenden vendernos antes o incluso la orientación de las ruedecillas de los carritos de la compra). Por el contrario, la música suele ser muy relajante, cuando el establecimiento se halla desierto, como una invitación a que entremos en él o nos quedemos.

    Buen artículo, un abrazo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Juan, un saludo!!! Encantado de verte por aquí ;) Sí, la música es poderosa para bien y mal. Y la publicidad aprovecha su capacidad al 100%. La música es energía y vibración, por lo tanto la música altera nuestro estado mental y físico también. Un fortísimo abrazo y muchas gracias por tus palabras BRO!!!! :D

      Eliminar