sábado, 29 de septiembre de 2012

ADICTOS A LA MÚSICA


El mágico juego entre la música y su percepción

¿ES LA MÚSICA ADICTIVA? 
En el común de los mortales, el sentido de la visión prevalece sobre todos; pero mediante la música podemos llegar a un estado mental en el que se anteponga lo que oímos a lo que vemos. Su poder ha sido bien conocido desde la antigüedad —siendo empleado ya en nuestros rituales místicos— y mediante ella, se buscaba alcanzar estados alterados de conciencia o trance. La danza sufí sería un buen ejemplo al respecto. 

La música es un poderoso imán que atrae nuestros sentidos hacia el interior; y a través de ella, podemos visualizar y sentir así como llegar a unos increíbles estados de concentración. Un ejemplo muy simple es el hecho de que al escuchar una música determinada, probablemente comiences a mover tu cuerpo a su ritmo de forma espontánea, o también, a sentir ese estado anímico-mental que transmite. Todo ello queda basado en que nuestro corazón intenta adoptar el ritmo de lo que oímos de forma innata, ya que el ritmo es algo presente en todo lo que compone la naturaleza —la misma que nos hace ser como somos morfológicamente—.

La música ha acompañado a lo largo de la historia nuestros rituales místicos

MÚSICA Y DOPAMINA:
Ejercer una comparación entre música y droga puede generar gran controversia, pero al leer los siguientes datos entenderás que todo tiene gran parte de certeza. Unos prestigiosos estudios científicos sobre música dicen que una canción agradable hace liberar a nuestro organismo una gran cantidad de dopamina (sustancia que segrega nuestro cerebro al percibir estímulos placenteros). La cocaína eleva su nivel en un 22% y la música casi igualándola en un 21%. La sustancia citada es la causante en muchos casos de las adicciones, y por ello, podemos decir que la música puede generar adicción; pero claro (y muy importante), fuera de los peligros que contienen las verdaderas y nocivas drogas de toda la vida.

Para finalizar, decir que el poder de la música —para bien y mal— es muy conocido y explotado por los ingeniosos profesionales del marketing o la publicidad. Con ella, nos hacen llegar sus eslóganes de forma mucho más efectiva. También, mediante ella logran movernos a un alto ritmo; siguiendo el marcado por esa animada música que casi siempre suena mientras compramos en cualquier tienda o centro comercial (está 100% comprobado que esta técnica consigue un mayor número de ventas); así que sé selectivo, sé consciente de todos los hechos que hemos citado y aprende a escuchar la más buena y pura de todas las músicas; la verdadera buena música. ¡Créeme, tu cuerpo y mente lo notarán!

La música una droga para el cerebro (rtve.es)

sábado, 12 de mayo de 2012

La Música de las Ballenas y los Delfines (Cánticos de Supervivencia)


COMUNICACIÓN UNIVERSAL 
En el mundo del cine —y ya desde hace muchos años— algunas de las grandes producciones de ciencia ficción han empleado la música ya no como un arte, sino como un modo de comunicación universal. Todos recordamos esas famosas secuencias musicales de cuatro tonos, que podíamos ver a comienzos de la década de los ochenta, destinadas a la comunicación con aquellos visitantes de otros mundos. 

La certeza sobre este importante hecho científico, queda plenamente demostrada al dejar de lado nuestro absurdo orgullo como especie dominante y mirar con humildad a nuestro alrededor. ¿Cuántos miles de seres vivos viven con nosotros en este pequeño planeta? Aun a riesgo de parecer soñador, ¿cuántos millones lo harán en nuestro universo? ¿Realmente sus diferencias de adaptación a su propio medio les hace ser inferiores a nosotros? 

En nuestro código genético aún quedan diversos restos de aquellos tiempos en los que vivíamos en los océanos, como formas de vida poco evolucionadas. Y ya más tarde, como un eslabón de esos perfeccionados cetáceos adaptados a la vida marina. Todos sabemos que el verdadero origen de la vida se produjo en los mares…


Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano.
(Arthur Clarke)


LA MÚSICA DE LOS OCÉANOS
Una de las formas de vida más interesantes respecto a su forma de comunicación y supervivencia, dentro de nuestros misteriosos e increíbles mares son los cetáceos. Esta especie carece de cuerdas vocales, pero cuentan con un complejo aparato fonador, que les permite tal cosa como transmitir complejos sonidos, llegando inclusive a frecuencias totalmente imperceptibles por el oído humano. Éste es el elemento principal de su sónar natural. La misión principal de este sistema de comunicación es la ecolocación, la cual les permite guiarse como si de un auténtico submarino se tratara. 

—Transmisión y recepción de ondas sónicas—

El radio de su sistema de comunicación se halla en torno a unos 30 km de distancia. Los delfines o ballenas cuentan con este auténtico sónar biológico, y mediante su "canto" y la correcta interpretación de las ondas sonoras tanto enviadas como recibidas pueden localizar obstáculos, objetos, animales, etc. Los estudios o experimentos científicos sobre el tema en cuestión, afirman que un delfín o una ballena puede transmitir sonidos en frecuencias que van desde los 2000 a los 100.000 Hz del espectro sonoro (rango muy superior a la capacidad auditiva del ser humano). Por lo tanto, podemos decir que las ballenas y los delfines realmente se comunican o cantan para sobrevivir.

—Sístema de ecolocación (sónar natural)—

VOCALIZACIONES
A parte de la ecolocación, las ballenas también producen unos sonidos denominados vocalizaciones. La ballena Yubarta (jorobada) canta del mismo modo que lo hace nuestra especie. Sus interpretaciones pueden durar hasta horas, y aun pareciendo inverosímil, está totalmente demostrado el hallarse en estos cánticos unos patrones que se repiten tras finalizar el acto, o lo que es lo mismo:  La ballena puede repetir una secuencia musical de alrededor de 12 o 15 minutos, volviéndola a entonar a modo de canción y recordando la totalidad del contenido. Un hecho sorprendente, aun más teniendo en cuenta que la mayor parte de las canciones de origen humano tienen una duración de no más de 4 minutos. Para estos animales una canción normal dura siempre más de 12 minutos. Nuestra incomprensión e ignorancia hacia este hecho, así como la especie en general y su inteligencia es total. 


NUNCA DES NADA POR HECHO
Antes de finalizar, decir que la capacidad de aprendizaje en estos seres vivos es mucho mayor de lo que imaginamos, y aún a día de hoy seguimos sorprendiéndonos. A los delfines y sus sonidos le son atribuidas propiedades curativas o terapéuticas, y especialmente son prescritos para niños autistas o con problemas de deficiencias y trastornos psicológicos. También el contacto con ellos es muy positivo sobre personas de edad adulta aquejadas de ansiedad, estrés o patologías similares

Los sonidos generados por las ballenas o delfines son muy apreciados también entre los amantes de la música de relajación. El placer que genera un violín al ser correctamente interpretado, y su enorme parecido con los sonidos que emiten los delfines y ballenas —hallados dentro de nuestro rango auditivo—, quizás no sea ninguna casualidad. 

Me gustaría acabar recordando que mediante la traducción de la palabra inteligencia al latín hallamos "adaptación". ¿Seguro que estamos tan alto dentro de la escalera evolutiva? 
Seguimos caminando…

(Víctor Mayor Leiva)

Dolphins & Whales Songs-Songs of Survival

sábado, 21 de abril de 2012

ARQUITECTURA MUSICAL



GEOMETRÍA MUSICAL
La geometría, la arquitectura y la música son diferentes disciplinas de la ciencia y el arte, pero con el texto que presento a continuación voy tratar de aclarar que esto no es del todo cierto. Para llegar a un nivel sofisticado musical —al igual que en una construcción arquitectónica basada en la geometría, la física y las matemáticas en general— debemos liberarnos en medida de lo posible de todos los elementos superfluos, para poder así llegar a ser fieles al esquema matemático existente ya en la naturaleza, del mismo modo que haríamos con cualquier figura geométrica. 
La música y la geometría contienen ese punto en el que realmente no sobra ni falta nada; me explico brevemente: ¿Qué añadirías a un triángulo perfecto? En caso de hacer crecer algún lado y hacerlo de forma independiente, ya abriríamos esa forma y la romperíamos; por lo tanto, desaparecería dejando de formar esa figura totalmente cerrada o geométrica perfecta.


Pitágoras, al realizar diversos estudios sobre frecuencias sonoras, se encontró con el famoso problema de la coma infinita (número pí). Para cerrar completamente un círculo geométrico sonoro no podía repetir nunca la misma nota musical al subir un conjunto de 8 notas (la sucesión de quintas) u octava y adaptarlo a las distintas naturalezas de voz —como niños con tono muy alto, mujeres con tono alto y medio, o hombres con tono medio y bajo—, o lo que es lo mismo: Al hacer Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si y llegar al Do alto, no llegaba a esa nota (A pesar de tener en cuenta siempre las mismas proporciones). Llegaba a una nota ligeramente superior, Do sostenido (la famosa coma pitagórica). 

En la actualidad, aún nadie ha sido capaz de solucionar el problema correctamente, pero se llegó a una convención a posteriori; tras varias soluciones o afinaciones poco prácticas. Para volver a pasar por las mismas notas musicales una y otra vez, al subir y bajar frecuencias, se procedió a la afinación temperada. El problema fue solucionado de forma práctica, moviendo algunos de los pasos intermedios de modo casi imperceptible. Una buena solución para adaptar la música a nuestro espectro auditivo y forma de ejecución. 


CATEDRALES Y MÚSICA
Desde tiempos inmemoriales, las complejas obras arquitectónicas como catedrales, monumentos y castillos, han sido correctamente sostenidas gracias a sus minuciosos y estudiados cimientos, capaces de soportar todo el peso del resto de elementos construidos a posteriori. Sobre ellos, se construyen los bloques de la obra y se apilan las partes una encima de otra como si de un puzzle se tratara, cerrando finalmente esa figura compuesta. Las formas deben ser compensadas entre sí y los elementos superfluos finalmente crearán la debilidad en el resultado —pudiendo inclusive llegar a ser considerados defectos de la construcción—. En consecuencia, deberemos prescindir de ellos para crear una verdadera construcción perdurable, fuerte y sólida. La arquitectura está muy presente en la música, y entender su presencia en el sonido ayudará a los músicos a crear mejores, sólidas y complejas obras. Los antiguos constructores de catedrales formaban sus construcciones como si de una gran sinfonía se tratara; teniendo principalmente en cuenta la matemática del espacio, y equilibrando al máximo todo el conjunto —dentro de las posibilidades de la época—. 

Aquellas antiguas catedrales eran auténticas sinfonías visuales, basadas en proporciones tales como la octava, la sexta, la cuarta o la tercera, siempre presentes en la música.

Así mismo, es muy conocido que los números que forman muchas de las catedrales medievales pueden ser transformados en música real. Quizás no 100% inteligible para el común de los mortales, pero con el mismo sentido matemático y orden que tiene la música que sí somos capaces de percibir o entender.

Nunca se alcanza la verdad total, así como también nunca se está totalmente alejado de ella.
(Aristóteles)

Para finalizar, decir que los seres vivos también hemos seguido esos patrones en nuestra evolución natural; desarrollando cada una de nuestras partes guiados por el poder de la adaptación al entorno, eliminando así todos los elementos superfluos de nuestro cuerpo. Algo verdaderamente curioso si caemos en ello.


Hablando en términos universales, en la naturaleza las cosas son siempre como deben o deberían ser. 

(Víctor Mayor Leiva)
Pythagoras Music Scale (music&life)

sábado, 31 de marzo de 2012

EL EFECTO MOZART, LA VERDAD

Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart

MÚSICA TERAPÉUTICA
Hace ya algún tiempo, una prestigiosa revista americana especializada en la naturaleza, trató la milagrosa curación de tartamudez en el primogénito de un famoso actor a través de música. Una nueva leyenda científica daba comienzo respecto al poder sanador de las obras de Mozart. Todo al parecer, estaba basado en un estudio realizado sobre un grupo de estudiantes universitarios norteamericanos. El estudio, afirmaba que al escuchar concretamente la Sonata para dos pianos en Re Mayor de Mozart durante diez minutos diariamente, los estudiantes tenían mejores resultados al resolver problemas de lógica espacio-temporal —algo claro, desmentido a posteriori—. La noticia fue creciendo, y el tirón comercial también; así todo esto fue aprovechado por varios linces empresariales. Se editaron todo tipo de productos como libros, cd's para bebés y niños, vídeos de toda clase, etc. Tras varios años de estudios al respecto, este efecto curativo sigue sin ser demostrado por la ciencia de forma 100% fiable. Muchos musicoterapeutas profesionales desmienten gran parte de la veracidad de la famosa terapia, pero admiten la existencia de algo de cierto en ella.


LA CIENCIA DICE:
Es por todos conocido el empleo de música clásica en lugares donde es requerida una delicadeza y sensibilidad muy especial. El empleo en salas de parto, incubadoras de bebés, bibliotecas, aulas de estudio y salas quirúrgicas no es ninguna casualidad. Al parecer es debido a sus cómodas y naturales pulsaciones por minuto (velocidad en de las ondas sonoras), o a la presencia de la proporción áurea (numerología propia de la naturaleza). Al parecer, la suma de todos estos factores es muy positiva para el funcionamiento de nuestro organismo y cerebro. ¿A quién le ha desagradado alguna vez escuchar el famosísimo Canon de Pachelbel, las sinfonías de Beethoven, o las celebres sonatas de Mozart?


LA MÚSICA TRANSPORTA AL ESTADO MENTAL DE SU CREADOR
Quizás, escuchar de forma pasiva buena música, muy sinceramente, no haga crecer el coeficiente intelectual a nadie; pero escuchar atentamente esa música —y entenderla— es 100% seguro de que sí. Tal vez, aquí esté el secreto del poder de la buena música y más concretamente, el poder de uno de los compositores más celebres de todos los tiempos.

Dadme el mejor piano de Europa, pero con un auditorio que no quiere o no siente conmigo lo que ejecuto, y perderé todo el gusto por la ejecución.
(Wolfgang Amadeus Mozart)

Al igual que los colores del arco iris son siete, las notas musicales de la escala occidental también lo son. Esto no es una decisión aleatoria, es algo decidido ya por la naturaleza en su origen, y descubierto por el ser humano. La música positiva debe respetar unas normas y formar puentes entre diferentes tonalidades, esto es, de la misma forma que lo hace una flor al formarse y crecer. Al relacionar todo esto, es el modo en el que hallamos el verdadero poder de la musicoterapia basada en obras de Mozart. Un poder no milagroso, pero completamente positivo en sí mismo.
Las propiedades de la música basada en patrones de crecimiento natural (Fibonacci music therapy®), producen bienestar, serenidad y cualquier propiedad de la siempre sanadora risa o de la siempre positiva meditación.

La música es capaz de transportarte al estado mental de su creador.
(Ludwig Van Beethoven)

Por lo tanto, la música basada en la sucesión de Fibonacci puede llevarte a un estado mental positivo, de crecimiento y muy propio de la forma de desarrollarse la naturaleza; algo siempre positivo. Todos sabemos que hay demasiadas cosas negativas en nuestra sociedad moderna; todas ellas basadas en la alta velocidad de consumo que nos marcan las grandes corporaciones. Quizás, y con total sinceridad, algunas cosas no se estén haciendo correctamente en la actualidad.


LA MÚSICA, UN MEDIO SANADOR PSICOLÓGICO
La música permite soñar, relajar, cambiar el estado de ánimo y también plasmar maravillosas imágenes en tu imaginación. La música evoluciona con el tiempo, pero su unión a la naturaleza, al igual que el ser humano es básica en su calidad y poder. Ella no sólo se percibe por el oído; realmente, la energía que forma la música es 100% interactiva con el resto de las cosas, como bien nos viene mostrando la cimática esto es, la capacidad de formar diferentes dibujos simétricos en el agua o superficies físicas por distintos tonos musicales.

La música es un nexo entre el hombre y el cosmos. (Pitágoras)

Para acabar, decir que la música basada en la proporción áurea está especialmente recomendada a personas afectadas por depresión, problemas de estrés y ansiedad, o inclusive también dificultades de integración social. Un servidor ha experimentado con varios de sus efectos con resultados muy positivos.

Pruébala un mal día y escucha atentamente. Los resultados te sorprenderán; Mozart lo sabía muy bien.

(Víctor Mayor Leiva)


MUSIC&LIFE-Piano Concerto No.21 Andante (Wolfgang Amadeus Mozart)

martes, 20 de marzo de 2012

HARMONICES MUNDI (El amanecer)

EL AMANECER
La música es tan antigua como la humanidad, o incluso mucho más. Ésta es la única respuesta certera que obtenemos al investigar sobre sus orígenes. Tal vez haya estado presente desde el mismísimo amanecer de los tiempos, acompañándonos en cualquier periodo histórico de nuestra evolución y desarrollo. 
Está presente en el universo, en el movimiento de los astros (la nueva música de las esferas de Kepler) y hasta podemos afirmar que también está en "el todo", ya que cualquier entorno físico puede llegar a ser transformado en música. El sonido puede ser transformado en una señal eléctrica (audio) con una frecuencia determinada de energía dentro del espectro electromagnético, y su relación matemática mediante intervalos en el el tiempo y tono, transforma el mero ruido en música.

El gran libro de la naturaleza está escrito en símbolos matemáticos. 
(Galileo Galilei)


MATEMÁTICAS PARA EL SONIDO
El primer descubridor de este hecho fue Pitágoras (Filósofo y matemático griego divulgador del famoso teorema con su nombre) y por lo tanto, a él realmente le atribuimos el hecho de descubrir la música como tal. Pitágoras construyó el monocordio, que constaba de una cuerda tensada, sobre la cual deslizaba un puente para acortarla. Al realizar esta actividad, el artilugio realizaba diferentes tonos, esto es, notas musicales, y así estableció una matemática entre ellos, creando la siguiente relación:
Al hacer vibrar la cuerda producía un sonido base (el tono). Al sonido realizado al colocar el puente en la posición 9/12, lo llamó cuarta (diatesserón); al producido al colocar el puente en la posición 8/12 lo llamó quinta (diapente) y al obtenido al colocar el puente en la posición 6/12 octava. (diapasón) Los sonidos obtenidos en otras posiciones no eran agradables, ni armónicos. Pitágoras, de este modo descubrió la escala musical.


Do=1, Re=9/8, Mi=81/64, Fa=4/3, Sol=3/2, La=27/16, Si=243/128, Do=2

Para los Pitagóricos (hermandad formada por sus discípulos y con gran poder político hasta el S.V) el "todo" era pura matemática. A partir de este hecho, el desarrollo musical fue dando lugar rápidamente al nacimiento de la polifonía, la ópera y posteriormente las cantatas, las sinfonías, etc. 

La estrecha relación música-ciencia ha seguido firme durante cientos de años. Galileo fabricó diversos instrumentos musicales, Newton inventó una escala musical de 53 tonos, y en su obra Óptica comparaba los siete colores con las siete notas de la escala musical occidental. Tras un periodo musical de separación de sus orígenes científicos, asistimos a su unión nuevamente mediante la tecnología, las computadoras y los actuales medios de control y manipulación sonora. 

En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad. 
(Arthur Schopenhauer)

(Víctor Mayor Leiva)


Harmonices Mundi-The Dawn (El amanecer)